La mirada de un relato

Miradas-Composite-2x960

En un principio las busqué, pregunté, me acerqué y creí que podía acceder solo a la información que en ese momento mi propósito demandaba. Nada sucedió como lo pensé, las historias se anticiparon y me encontraron a mí, cada uno de los relatos pedía ser escuchado y sobre todo……… “mirado”.

 La importancia de la mirada

“Si hay otro, quien quiera que fuere, donde quiera que esté, cualesquiera que fueren sus relaciones conmigo, sin que actúe siquiera sobre mí sino por el puro surgimiento de su ser, tengo un afuera, tengo una naturaleza, mi caída original es la existencia del otro” J.P Sartre.

 Desde el psicoanálisis la mirada tendrá, como nosotros lo llamamos, una función estructurante para el desarrollo psíquico de cada sujeto, ya que será a partir de ella que el niño desde muy pequeño, irá interiorizando su imagen corporal y con ella irá conformando lo que será luego su propia y única identidad.

Cuando el niño ve su imagen en el espejo, busca inmediatamente la mirada del adulto que le confirme esa imagen. Mira su reflejo y luego mira al adulto que lo sostiene, para que le dé un sentido a esa imagen que le devuelve el espejo. Este será el origen de la dialéctica entre mirar y ser mirado, lugar desde el cual la mirada quedará asociada a la búsqueda de un saber, un saber sobre uno mismo a partir del encuentro con el Otro.Es entonces, esta mirada que surge como acto a partir de la relación con el Otro, la que nos capta como imagen y nos toma dándonos la posibilidad de ser y existir en el mundo. Así es como el sujeto deseará ser reconocido por el Otro y la mirada será constitutiva de cada uno de nosotros.

Hay una diferencia muy importante a tener en cuenta entre ver y mirar, cuando nos referimos a ver, ahí solo aparece la función del yo que nos devuelve aquello en lo cual se refleja. Mirar irá mucho más allá de la visión, en la mirada se producirá el encuentro con este Otro fundamental para un ser que busca su lugar en el mundo.

Creo que entre el ver y mirar algo se nos  está perdiendo, y en esa nueva y extraña vorágine social de querer verlo todo, llegamos a no poder detener nuestra mirada en nada.

Decidimos detenernos y mirar.

En un barrio de emergencia de la Ciudad de Buenos Aires que lleva el nombre de Ciudad Oculta, viven quienes por el apremio de la vida se han ubicado físicamente en este espacio para construir sus viviendas. El lugar habría comenzado siendo un barrio de obreros de las empresas ferroviarias y del frigorífico Lisandro de la Torre, hacia el año 1937. Dos orígenes posibles hablan de él, uno de ellos dice que se habría comenzado a llamar Ciudad Oculta a partir de la copa mundial de futbol de 1978, cuando el gobierno militar construye un muro que escondería el barrio  de los ojos de los turistas extranjeros, mientras tanto, una versión anterior al mundial de futbol dice que su nombre se debe a la dificultad para observar el asentamiento desde Avenida del Trabajo, ya que sus primeras casas fueron construidas detrás de los muros de una fábrica de cuero abandonada, debido a lo cual no podían verse si se pasaba por allí. Hoy sus habitantes cuentan que nunca se construyó un muro, pero sí muchos de ellos fueron llevados al barrio durante el gobierno militar. Un número importante de familias que habitaban propiedades tomadas en la Ciudad de Buenos Aires o que llegaban desde el interior del país fueron conducidos a Ciudad Oculta para que permanecieran viviendo allí, se me ocurre, “ocultos a la mirada del Otro”.

Fue así como en el encuentro con quienes residen en este barrio, la mirada se convirtió en nuestro principal objeto de trabajo a tener en cuenta para la comunicación con cada uno de ellos, la necesidad de un otro social que los descubre y los nombra con la posibilidad de ser y pensarse por fuera de una vida oculta, los acerca en la búsqueda de un reconocimiento que les permita poner en marcha su propio deseo e ir mas allá de aquello que esos otros, quienes quiera que sean, esperaban de ellos. Una endeble constitución familiar mas una cruel marginación social los deja casi sin herramientas para poder pensar, sin embargo una mirada que desde el inicio los buscó desde otro lugar puso en marcha al menos la inquietud de ser aquel que puede ponerse en movimiento y buscar……..tal vez, quién frente al propio espejo.

Ver Galería de Imágenes

 
Director: Anabella Gregorio, Elizabeth Pascual

Fecha de Inicio: 01/03/2013

Fecha de Finalización: 01/08/2013

Lugar: Ciudad Oculta, Barrio de emergencia número 15, ciudad de Bs. As.